Filosofía de Vida, Filosofía Bilâh.

Filosofía de Vida, Filosofía Bilâh.

Quería abrir este blog con una lectura con la que casi palparais la auténtica esencia de este maravilloso proyecto. Soy Isabela la otra mitad de Bilâh y voy a pasarme por aquí muy a menudo para escribiros sobre productos muy variopintos, de cómo afectan a nuestro órgano más extenso, la piel, consejos para lucirla y disfrutarla de la mejor forma.

Estoy abierta a cualquier sugerencia, quiero que esto sea un rincón de consultas y contemos nuestras propias experiencias con los productos, sea la que sea, tu opinión y tu satisfacción es lo más valioso y contamos contigo para que formes parte.

Cómo os decía al principio, quiero que esta primera publicación refleje nuestra auténtica filosofía de vida; puede que hayáis oído que Dinamarca es el país más feliz del mundo, que viven en un estado de comodidad y bienestar superiores a los de cualquier otro lugar, pero, ¿por qué será?

Desde muy jovencita, aquellas tierras tan lejanas han llamado mi atención, todo me encandila, me transporta a un lugar y momento especial; por eso quiero hablaros sobre el concepto “Hygge” (se pronuncia “hu-ga), con el quiero que interioricéis una forma de vivir plena y satisfactoria, tengamos las circunstancias que tengamos.

Las claves para llevar a cabo esta filosofía de vida son: disfrutar de los pequeños placeres de la vida, cero estrés, que reine la calma, ya sea sólo o en compañía, dedicar tiempo a tus seres queridos y disfrutar de tu casa, mimando los detalles, la ropa cómoda, una iluminación cálida con velas,… desarrollando un estado emocional que te dará el placer de hacer las cosas del día a día con más significado, de una forma más especial.

Digamos que todo se reduce a disfrutar del hogar y de los pequeños detalles porque en definitiva no son cosas que estén ligadas ni al dinero que gastas, ni están sometidos a la aprobación social, son momentos tuyos, para disfrutar contigo mismo o en la mejor compañía.

¿Por qué es tan importante comprender verdaderamente el Hyyge?

Primero, nos ayuda a darnos prioridad a nosotros mismos, a que tengas claro que tú eres la persona más importante. Para dar felicidad tienes que ser feliz.

Y segundo, porque aprendes a valorar las pequeñas cosas que te brinda la vida, aquellas que no compras con dinero y están fuera de las comparaciones y presiones sociales, consiguiendo reducir el RUIDO, que hace que nos desorientemos y pongamos nuestra atención en aquello que no nos aportará la auténtica felicidad.

Mi recomendación es que te des permiso de disfrutar, de no sentirte culpable por quedarte 5 minutos más en la cama o comerte ese trozo de tarta… que no pongas en pausa los momentos que te hagan sentir pleno; aunque haya obstáculos llévalos a cabo, ponlos en práctica. No te olvides de alejarte del móvil, puede que te cueste pero créeme, date el gustazo, necesitas ser consciente para vivir el momento, el ahora; coge un libro, escucha música, ve una película o aquella serie que nunca terminas porque no hay tiempo, habla con un amigo, con tu madre, con tu padre…y míralo a los ojos, no hay nada como una buena conversación.

No quiero que me malinterpretéis, no estoy diciendo que todos los días comamos tarta y nos quedemos vagueando en la cama, digo que, lo que está sucediendo en tu vida que lo disfrutes, que le des el suficiente valor como para que puedas ser consciente del momento presente y que ese momento te de placer, felicidad y confort.

Bilâh quiere ser ese momento, queremos enseñaros la importancia de concederos mimos y cuidados a ustedes mismos y a vuestras personas más queridas; relajarse en el sofá con tu mascarilla preferida Oceanik de Ami Iyök, estrenar ese gel de ducha orgánico con olor a caramelo de Avril, darle ese masaje tan relajante a tu “peque” con el Aceite Infantil de Little Sibérica, ponerte el rojo de labios más bonito, el Parissian Pink de LilyLolo y ¡a comerte el mundo!

En estos y todos los momentos que elijas, queremos estar ahí contigo, poniéndotelo fácil, para que encuentres tu verdadera esencia y plenitud.

Te esperamos..